Dirigido a:

  • Empresas públicas y privadas que desean contratar nuevo personal.
  • Empresas públicas y privadas que requieren reconocer o disminuir el nivel de riesgo sociolaboral del colaborador por factores personales y familiares que puedan incidir en su desempeño.
  • Organizaciones no Gubernamentales.

Objetivo:

Con el fin de promover ambientes de trabajo basados en una cultura de valores, se considera prioritaria la fundamentación en un proceso de selección y seguimiento de los colaboradores de quienes se espera una visión de trabajo basada en valores, gestión ética y proactividad.

Ello, mediante el conocimiento a profundidad de las situaciones que se correlacionan en su contexto inmediato en los niveles personal, familiar y comunal. En este sentido, se busca identificar la presencia de comportamientos –positivos o negativos- que pueden influenciar en la alineación hacia los objetivos empresariales, así como incidir en la presencia de riesgos sociolaborales y la en el servicio al cliente.

En general, se busca cotejar si el estilo de vida del candidato o colaborador es acorde a los valores organizacionales de la empresa, así como con aquellos comportamientos deseados del mismo.

Se puede realizar a candidatos que se encuentran en proceso de selección y reclutamiento o bien para monitoreo de personal de planta.

Proceso a ejecutar por la profesional en trabajo social:

Es un proceso de entrevista domiciliaria, de validación de referencias y entrevistas a fuentes colaterales que tiene como objeto recabar y cotejar información socioeconómica, familiar y laboral de cada colaborador o candidato, reforzada a la vez con información obtenida  a través de terceros: vecinos, jefes inmediatos, compañeros, etcétera.

La información a investigar se adapta a los fines de la empresa, sin embargo existen ciertos parámetros básicos que pueden ser clave en el momento de recopilación de la información, misma que se obtiene mediante as técnicas de investigación utilizadas.